El mundo se acabará cuando hayamos muerto

El 13 de Diciembre de 1968 la revista Science en su volumen número 162 publicaba el dilema “Tragedy of the commons”, esto es, la Tragedia de los bienes comunes. Garret Hardin, su creador, argumentaba en este dilema que varios individuos motivados solamente por el interés personal y actuando independiente pero racionalmente, terminan por destruir un recurso compartido limitado aunque a ninguno de ellos les convenga que tal destrucción suceda.

Este dilema puede ser aplicado a una gran parte de la actividad humana y es considerado el causante de los principales problemas medioambientales. Desde el colapso de los Rapa Nui a la deforestación de las selvas, la veloz desertización del planeta, la sobreexplotación de los océanos… todo parece adecuarse perfectamente a esta diabólica premisa.

Posteriormente, y extrapolando el dilema de Hardin a nivel global, el psicólogo estadounidense Barry Schwartz señaló; “los ricos están sobreconsumiendo y los pobres esperan impacientes a unírseles”.

El mundo se acabará justo en el momento de nuestra muerte. Las obras de dios disponen de tiempo, las de los hombres no tanto.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑